Una nueva fake new: “primera muerte por uso del cigarrillo electrónico”

Hace unas semanas salió a la palestra la muerte de un ciudadano de Estados Unidos que estaba utilizando un cigarrillo electrónico de forma negligente. Se ha confirmado por autoridades de este país, que el joven utilizaba en su cigarrillo electrónico aceite de cannabis directamente mezclado con productos ilegales no regulados, que por supuesto no habían pasado ningún tipo de control sanitario.

Sin embargo, desde entonces, nos hemos visto invadidos por noticias tanto en televisión como en medio de prensa clásicos y medios digitales, que frivolizan sobre el suceso y aseguran que el cigarrillo electrónico ha producido la primera muerte por consumo de vaporizadores personales en Estados Unidos.

Prestigiosas empresas de vapeo, como Bon Vappetit, que forma parte de la UPEV (Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo) con más de 10 años de trayectoria, quieren llamar la atención sobre la manipulación evidente que está teniendo lugar en referencia a esta noticia.

Se trata de una campaña de desinformación con un claro interés comercial, en la que predomina un claro ánimo de confundir y engañar a los consumidores, con el único propósito de desprestigiar al cigarrillo electrónico a favor del tabaco, haciendo pensar a los consumidores que el vapeo ha matado a una personal, cuando el tabaco mata de forma directa e indirecta en nuestro país a miles de personas, y a millones de personal en el mundo.

¿Cuál es la noticia real?

Hace unas semanas, en Estados Unidos surgió la noticia de que algo más de un centenar de personas habían sufrido una rara enfermedad respiratoria. La única causa común que encontraron en todos los casos era que todos los usuarios utilizaban vaporizadores. Sin embargo en pocos días, organismos de salud de este país lanzaron un comunicado (https://www.countyofkings.com/departments/health-welfare/public-health) en el que advertían que en todos los casos se habían estado usando cigarros electrónicos para vaporizar aceites de marihuana con THC en mal estado, sustancias estupefacientes prohibidas y sin regulación alguna. Es decir, como nos dicen desde Bon Vappetit, el problema no es el uso del cigarro electrónico, es el mal uso del cigarro electrónico. Un destornillador es una estupenda herramienta versátil y útil que puede tener cientos de usos prácticos, pero con el que se puede acabar con la vida de una persona.

En el mundo hay más de 55 millones de personas usando cigarrillos electrónicos actualmente, y jamás se ha podido asociar una sola muerte de un usuario de estos aparatos, que por el contrario han salvado millones de vidas. Sin embargo en nuestro país se han escritos cientos de artículos frivolizando sobre la muerte de este individuo en Estados Unidos, sin matizar en la mayoría de los casos, que la muerte se produjo por un mal uso, un uso ilegal incluso, de este aparato

 

¿Qué beneficios tiene el cigarrillo electrónico?

Todos los estudios realizados hasta la fecha de hoy aseguran que el cigarrillo electrónico es por lo menos un 95% menos dañino que el tabaco tradicional, situándose en un nivel de perjuicio por dejado de cientos de sustancias de uso general como el alcohol, el aceite de palma, los productos precocinados, dietas personales con exceso de grasas, sal, etc, etc.

De hecho, el único elemento “perjudicial” que contienen los e-líquidos o líquidos de cigarrillo electrónico es la nicotina, cuyo único propósito es ayudar a los fumadores a ir reduciendo poco a poco su hábito de fumar. De hechos, la mayoría va reduciendo el nivel de nicotina de sus líquidos hasta abandonarla definitivamente con e-líquidos 0% de nicotina.

Lo que si podríamos afirmar, según empresas como Bon Vappetit, con tiendas de cigarrillos electrónicos en Alhaurín de la Torre y Benalmádena, es que los vapeadores son actualmente una de las formas más eficaces para dejar de fumar, salvando por tanto cada año, millones de vidas en todo el mundo y consiguiendo que el resto de los seres humanos, disfrutemos cada día de más espacios sin humo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *